Cerveceria The Populist

Cerveceria The Populist

Estambul, Turquía

d.ream,
2016

La primera fábrica de cerveza de Turquia, fundada hace cien años por los hermanos Bomonti ha sido rehabilitada en la cervecería y restaurante The Populist Brewery.
Casi 2.000 m² recrean la atmósfera desobediente creada y liderada por las masas contra el sistema político. La protesta junto con el consumo desenfadado de cerveza son el eje vertebrador de la estética del espacio.

 
Las tres plantas de la fábrica del siglo XIX están organizadas en seis espacios. Cada uno sirve a la causa con una personalidad singular, funcionan como espacios independientes dentro de un único complejo.

 

 

Fotografía © Lagranja Design, Ali Bekman, Parla

Inspirado en la Ley Seca de los años 20, el concepto creativo se hace visible en paredes, menús y servilletas en forma de poderosos eslóganes, ya sean pintados, encolados o en llamativas letras de neón. El proyecto fotográfico -retrato de la pluralidad de Istanbul- y varios documentos históricos completan el espectáculo.

 
Una enorme caja de cristal de doble reflejo elevado a 240cm del suelo, contenedora de 6 tanques de cerveza, da la bienvenida al visitante. La acompaña una estación de DJ dentro de una furgoneta Volkswagen naranja que anticipa lo que se encontrará en el interior: calderas de cobre restauradas, esculturas ‘megáfono’, luminarias en forma de botella o zonas restaurante sobre un depósito cubierto de roble negro y cristal.

El estado degradado del edificio inspiró la creación de un área muy impactante en el nivel superior: el invernadero. Resultó ser una estructura impresionante que permite al sol vestir el interior. Tener mucha luz natural permitió el uso de varias plantas y un árbol principal que le dan un toque más cálido al espacio.

Para preservar al máximo el techo y las paredes originales hemos dejado manchas, arrugas y grietas a la vista. Sin embargo, lo nuevo es descaradamente nuevo. Un vestido que no pretende camuflarse, cubre lo mínimo pero se deja ver sin miedo.

 
Se encontraron un montón de facturas antiguas dentro del edificio y la decisión de usarlas como papel pintado para la escalera agregó más valor al interior. Este toque histórico genuino le permite al usuario echar un vistazo a los viejos tiempos de la gloria del edificio.

 
Un amplio proyecto fotográfico que retrata a los ciudadanos multiculturales de Estambul evoca una vez más la unidad y la fuerza de la gente.

Volver arriba