Farola Lola

Farola Lola

Metalco

No es una farola como las demás. ¿Y cuál es la diferencia?
Hay muchas farolas de LED y la mayoría deslumbran. Lola no. ¿Por qué? Lola funciona siguiendo el principio óptico de deflexión. La luz de sus LED está dirigida a las paredes de su reflector que trabaja como colector y deflector para proyectar su iluminación hacia la calle.

 

 

El revestimiento que recubre su reflector capta la emisión total de luz y la envía al proyector central. Permite que no se desperdicie la emisión, mantiene una luz uniforme sin perder intensidad y no ciega. Todo esto ahorrando energía. El revestimiento que recubre su reflector capta la emisión total de luz y la envía al proyector central. Permite que no se desperdicie la emisión, mantiene una luz uniforme sin perder intensidad y no ciega. Todo esto ahorrando energía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cabezal de Lola, es más pequeño y plano que las farolas tradicionales. No es capricho que recuerde a un radiador; ha sido concebido para disipar la temperatura generada por la fuente de luz. Solventando así, un elemento estético y una necesidad práctica.

 
La base del poste tiene un perfil con sección ondulada para que sea fácil extraer pegatinas y carteles adheridos. Su cuerpo de aluminio resiste a la abrasión, corrosión y rayos UV; todos sus componentes son totalmente reciclables y sin mercurio. Lola logra el equilibrio entre lo funcional y lo expresivo. Su apariencia discreta y su cabezal compacto le permiten integrarse en contextos urbanos diferentes.

Volver arriba