Gonzaga

Mantua, Italia

Ministero per i Beni e le Attività Culturali,
2002

El cliente, el Ayuntamiento de Mantua; 130 los días de apertura de la exposición; 514.000, las entradas vendidas, y 3.300.000 €, la recaudación de taquilla.
El diseño del montaje transforma las Fruttiere, antiguas caballerizas del magnífico palacio, en un espacio museístico para disfrutar de noventa obras maestras de la historia de la pintura universal –Cristo morto de Andrea Mantegna, La toilette di Venere de Guido Reni y Concilio degli Dei de Pietro Paolo Rubens, entre otras– y casi doscientas piezas entre joyas, cristalería, armas, esculturas de bronce y códigos musicales.

 

 

Fotografía © Stefano Beggiato
Diseño gráfico © Ramon Marín
En colaboración con Fabrica

Una selección emblemática y ejemplar del patrimonio de la familia Gonzaga en el momento de su máximo esplendor (1626-1627).

Volver arriba